Lino y Acta tuvieron “diferencia de criterios”

Santiago.- Una “diferencia de criterios profesionales” fue la causa que produjo anteayer la separación entre el dirigente Lino Rivera y el equipo de béisbol Águilas Cibaeñas.

Sin entrar en detalles, Rivera, quien condujo a los aguiluchos a su corona 21 el pasado mes de enero, expuso que “todo hombre de béisbol sabe que estas cosas pasan y debe estar preparado para ello” y quien no esté consciente de eso, no debe estar en las lides deportivas.

El pasado lunes el capataz boricua fue cesanteado por las Águilas momentos en que el conjunto atravesaba por una seguidilla de cuatro derrotas y a la sazón poseyendo registro de 14-15 y marchando en el tercer puesto clasificatorio en la tabla de posiciones de la Liga Dominicana de Béisbol, empatado junto a Gigantes del Cibao y Tigres del Licey.

“La decisión sobre mi no tuvo que ver con los resultados recientes, más bien fue producto de situaciones relacionadas con diferencias de criterio sobre el juego entre Manny Acta y yo”, detalló Lino, quien estaba por segunda temporada al frente de los cibaeños.

Rivera afirma que su estancia con  la tropa amarilla es lo mejor que le ha pasado en  mucho tiempo.

“Me identifiqué mucho con la gente, con los medios y con todos, por eso me duele mucho no poder continuar… de todas las situaciones que he pasado en este deporte, nunca había sentido algo así, pero lo acepto porque soy un hombre de Dios”, confiesa.

Señaló que se quedará en el país hasta la próxima semana para compartir y disfrutar con sus dos hijos más pequeños que vinieron a visitarlo desde Puerto Rico.

También informó que ya ha recibido ofertas para ir a dirigir a México. En ese sentido, añade que esa decisión la sopesará muy bien, puesto que la misma requiere estar lejos de sus hijos y no es lo que desea en estos momentos.

“Caminar por ahí y saber que no estoy al frente del equipo, eso está duro… yo le deseo lo mejor a las Águilas y a Manny”, sentenció.

Expresa que en lo adelante tendrá que aplicar una vez más su lema: “Superar la adversidad y no rehuir”.

SUS ADVERSIDADES

En el 2017 a Rivera lo embargó la pena del fallecimiento de su hermana Awilda, su padre sufrió un derrame cerebral y el huracán María azotó a su amada isla borinqueña, todo ocurrió en medio de un proceso de separación de su esposa, formando un conjunto de dificultades, pero según cuenta, el béisbol con las Aguilas se constituyó en su mejor aliado y aliciente.

“Cuando yo llegaba al parque de pelota toda mi mente se despejaba, sin embargo, tras finalizar el juego, cuando llegaba al apartamento volvía todo a la realidad y lloraba mucho porque me sentía impotente… me ponía muy nervioso deseando que amaneciera para volver al estadio y que pasaran rápido las horas de la mañana para regresar al terreno en la tarde”, confiesa.

Describe que los muchachos (peloteros) le hacían feliz y todos los que le rodeaban en esos momentos era todo lo que tenía.

“Era un sentimiento muy raro, pero me ayudó mucho”, subraya, Lino.

SU PASIÓN POR BÉISBOL

A diferencia de la gran mayoría de gente que ha sido cautiva en el béisbol admirando las actuaciones de sus ídolos favoritos, a Lino le nació su interés por este deporte tras percibir un olor muy particular: el de una gorra.

“Mi papá (Lino Rivera) tenía un equipo de sóftbol y me llamó la atención el olor de las gorras nuevas que llegaban en las cajas las cuales posteriormente eran entregadas a los jugadores”, recuerda el Rivera, quien agrega que siempre quiso tener una de esas pero su papá nunca se la dio.

Varios tíos de Lino tenían bates y guantes, pero su mamá, Norma Esther Ortíz, no lo dejaba jugar por ser el más chiquito. Narra que luego de un tiempo un amiguito le invitó a jugar y este le respondió: ¡vámonos!

“Me le escapé a mi mamá para ir a un parque bien lejos y ahí yo supe que el béisbol era mi deporte. También a mis hermanos les gustaba el deporte y doy gracias a Dios porque a través de ellos también me llegó esa pasión”, revela.

Rivera expresa con orgullo que pese a ser hijo de padres divorciados siempre contó el apoyo de ambos. Él se quedó viviendo con su madre, pues sus hermanas se casaron siendo muy jóvenes.

“En ese tiempo le prometí a mi mamá que por mi parte ella nunca iba a sufrir, que en mi persona iba a tener un buen hijo… y hasta hoy no la he defraudado”, enfatiza.

Una figura muy importante en la vida de Lino fue Cristobal Macho Verdejo, su entrenador desde pequeño y quien lo llevaba a los estadios de béisbol.

“Él siempre me llevó por buen camino y me mantuvo alejado de cosas malas, fue mi motivador. También me ayudó bastante Cuca Jiménez, parte de mi gente en Santiago Iglesias, barrio donde viví mi adolescencia… fueron importantes porque en Puerto Rico en el ambiente que yo vivía era muy peligroso y con mucha criminalidad… yo vengo de sitios que no eran fáciles y pude sobrevivir a todo eso”, detalla.

PASO AL PROFESIONALISMO

Lino jugó en Guaynabo por muchos años, en ese entonces era jugador de posición.

“Me querían firmar pero no corría mucho, por eso siempre lanzaba. A los 16 años los scouts me dijeron que querían verme lanzar y así lo hice tirando una blanqueada. Fue así como conseguí una beca en Miami Dade, me ofrecieron otras becas pero no las acepté porque no hablaba inglés”, explica.

Destaca que estando en las ligas menores en un momento dado lo querían convertir en jugador del cuadro, pero ese intento no cuajó.

“No fui prospecto como lanzador, tuve que trabajar mucho para poder mantenerme y de esa manera recibí oferta de Rockies de Colorado y Diamondbacks de Arizona, pero no acepté, porque ya estaba haciendo mi carrera en Taiwan donde ganaba buen dinero. En Estados Unidos tuve buenos números pero me lesioné en el momento que quizá era mi oportunidad de lanzar en las Grandes Ligas, pues fui invitado a entrenamientos de pretemporada con los Tigres del Detroit”, describió.

Rivera jugó en ligas menores de Tigres de Detroit, Cardenales de San Luis, Texas Rangers y Piratas de Pittsburgh.

CARRERA COMO ENTRENADOR

En sus 14 años como dirigente Lino ha cosechado cinco títulos: tres en el béisbol de Puerto Rico, dos con Gigantes de Carolina y uno con Criollos de Caguas; uno en México con los Leones de Yucatán en México y su más reciente logrado a pricipios de este año en República Dominicana con Águilas Cibaeñas. Ha ido a ocho series finales consecutivas.

Sin definirse como un estratega de un único estilo de juego, Rivera entiende que la comunicación con los jugadores ha sido la clave para lograr el éxito que ha alcanzado.

“Inicialmente no me veía como manager sino como scout, porque yo quería tener un rol para ayudar directamente al pelotero latino, contribuir a formarlo, asistirlo y enseñarle como llegar a los Estados Unidos de Norteamérica e instruirlos respecto a las vestimentas que debían usar, sin muchas prendas y estar presentable porque ya me conocía el sistema”, subraya.

En ese orden, por su experiencia acumulada en México, Taiwan e Italia, manifiesta quería abrirle las puertas a los que venían detrás, pues siempre ha deseado que los demás latinos progresen.

Recalca que “la comunicación ha sido lo que más éxito le ha dado”.

“Quizá a un pelotero no le gusta la forma en que le dices la verdad, pero al final te lo va a agradecer”, sostiene.

“Algunas veces he dicho mentiras piadosas pero es para no dañar el proceso de aprendizaje y se que al final lo voy a corregir, siempre busco la manera para que los jugadores no se molesten cuando no les doy juego, en ese aspecto la comunicación ha sido mi base.

Rivera postula que no depende de un estilo único para manejar sus equipos.

“No te voy a decir que tengo una manera de dirigir porque todos los equipos son diferentes, pero sí trato de evolucionar con los juegos y buscar como sacarle ventaja a los adversarios, por eso juego al dominó, porque me abre la mente y me ayuda a ser más listo”, sostiene.

TROPIEZOS LE HAN AYUDADO A MEJORAR

“Hoy día, todos los tropiezos me han convertido en una mejor persona, porque en realidad en medio de todas esas calamidades creo que conocí a Dios… uno siempre va a la iglesia pero quizá algunas veces no entiende qué es la fe, también se  pregunta ¿por qué me pasa esto o aquello? y no entendía ese proceso, pero sin lugar a dudas, me ha hecho mejor ser humano”, considera.

Estima que hoy día habla con más suavidad y evita las discusiones. En ese sentido, también argumenta que debido a haber vivido en un sitio difícil tuvo que aprender a ser agresivo en procura de poder defenderse.

“Ya me he tranquilizado y creo que soy mejor persona. Ahora es todo más fácil, tengo vida y salud, por lo que estoy muy satisfecho”, enfatiza.

SUS HIJOS

Rivera tiene cinco hijos: Rey Julián y Oscar Onil, de 10 y cinco años, respectivamente; de su primer matrimonio tiene a Valerie Linoshka y Melanie Yexsabel; tiene otro varón de nombre Jeremy Davis, de 24 años.

Al referirse a sus vástagos Rivera declara: “Ellos son la mayor bendición en mi vida”.

SOBRE REPÚBLICA DOMINICANA

“Muy contento con mi vida, soy una persona que tengo muchos amigos y mi familia es muy apegada a mi”,

Lino revela estar súper agradecido con la gente bonita dominicana, al tiempo de destacar que muchos de sus mejores amigos son criollos.

“Willy Otañez y Ruddy Pemberton son mis compadres, también tengo a Eddie Ramos. Yo siempre me he llevado muy bien con los peloteros dominicanos, este es un bello país y te aseguro que mientras esté en esta tierra voy a servirles al mil por ciento”, concluyó.

Juan Saint Hilaire
Listín Diario

Related Post

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *