Más de 300 mil familias producen alimentos para autoconsumo y venta

SANTO DOMINGO. 314 mil 195 familias de escasos recursos pertenecientes al programa Progresando con Solidaridad (Prosoli), que habitan en zonas rurales producen alimentos a partir de acciones agropecuarias para incidir en su seguridad alimentaria, mejorar la alimentación familiar, escolar y el desarrollo agrario sostenible, informó la Vicepresidencia de la República.

Al presentar los resultados del proyecto Agricultura Familiar, su director, Pedro Ángeles, indicó que hasta la fecha estas familias producen 281 millares de huevos de gallinas ponedoras, dos mil 400 libras de tilapias en cuatro estanques de 250 metros cuadrados, y poseen dos mil 700 metros cuadrados de cultivos de ciclo corto, mediante unidades productivas agropecuarias y formación de redes comunitarias; mientras que 172 mil 102 poseen huertos caseros.

Ángeles ofreció el informe durante la conferencia “Casa sombra, una alternativa de producción para la seguridad alimentaria y reducción de la pobreza”, encabezada por la vicepresidenta Margarita Cedeño, y que dictó este lunes el consultor de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Guillermo Murillo, para promover la agricultura familiar en esta modalidad entre las familias de Prosoli.

“Más de 281 millares de huevos de gallinas ponedoras producidos en las unidades productivas, dos mil 400 libras de tilapias producidas en dos centros de aprendizaje; estos son los resultados esperados pero vamos más allá; dos mil 700 metros cuadrados de producción de cultivos de ciclo corto y 25 comunidades rurales de tres provincias producen con técnicas agrícolas”, agregó el director de Agricultura Familiar.

Dijo que 729 familias han sido capacitadas en el área; 335 productores de las referidas provincias comercializan sus productos en el mercado local; 150 en los programas sociales y 300 cosechan con técnicas agrícolas y sostenibles.

Las casas sombra son estructuras similares a invernaderos cuya función principal es crear condiciones apropiadas para el cultivo, permitiendo al productor reducir el daño que provoca la radiación directa del sol sobre la siembra.

A través del proyecto Agricultura Familiar, Prosoli, con el apoyo de la FAO, posee instaladas 14 estructuras de este tipo, 10 de las cuales funcionan como centros de aprendizaje y unidades productivas para la comercialización, y están ubicadas en El Seibo, Monte Plata, Hato Mayor, San Juan y Montecristi. Además de hortalizas, allí se producen peces y huevos, a los fines de promover la producción agrícola sostenible entre las familias en pobreza de zonas rurales y contribuir con su seguridad alimentaria y nutricional.

Related Post

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *