Manny Pacquiao está listo para destrozar a Jessie Vargas

Las Vegas, Nevada (EE.UU.).-  Mañana sábado, en el lujoso coliseo Thomas Marck Center de esta ciudad, Manny Pacquiao deberá demostrar  -ya él lo ha dicho- que está en buena forma física y que en su combate con Jessie Vargas enseñará lo que ha hecho en casi 20 años de carrera profesional.
En la pelea estará en disputa el cinturón welter que respalda la Organización Mundial de Boxeo (OMB) organismo que preside el abogado puertorriqueño Francisco “Paquito” Valcácer.
Para este viernes, cerca de las tres y media de la tarde, ambos púgiles irán a la ceremonia del pesaje que será celebrada en el Teatro Encore del lujoso complejo hotelero Wynn.
Se da por seguro que Pacquiao y Vargas no tendrán problemas para por lo menos hacer 147 libras que es el peso que certifica la división welter.
Pacquiao, único boxeador ha sido ganador de ocho coronas mundiales en diferentes categorías, no ha querido hablar de su futuro inmediato y de si, en caso de que salga airoso ante Vargas, podría retar a Floyd Mayweather Jr quien está retirado.
Lo primordial para el púgil de las Filipinas es concentrarse en su pelea del sábado y  demostrar que sigue siendo uno de los más capacitados boxeadores de la historia. Dice que no le dará tregua a Vargas.
Su entrenador, el reconocido técnico Freddie  Roach, ha declarado que su pupilo se siente “muy bien” y listo para salir por la puerta del éxito ante Vargas.
Por más de 15 años Roach ha estado al lado del senador del Congreso de Filipinas y, afirma, “nunca  lo había visto tan entusiasmado  para una pelea”.
Vargas es más alto
Jessie Vargas, con foja de 27 victorias y una sola derrota (ha ganado die combates por nocaut), es más alto que Pacquiao por lo que, según expertos, es posible que su accionar sea  a media y  larga distancia.
Los expertos creen que el campeón welter de la OMB debe aprovechar su mayor distancia y trabajar -con frecuencia- con su mano izquierda en forma de jab y buscar combinar ese golpe con la derecha en recto.

Pero, de acuerdo con la apreciación de expertos, la intensidad del filipino -que gusta de siempre combatir a la ofensiva, en el cuerpo a cuerpo y cortando el cuadrilátero-, dificultará  que Vargas imponga su estilo.

A Pacquiao se le consultó precisamente sobre la ventaja de su rival respecto a la altura y de inmediato respondió:   “Recuerdan que Antonio Margarito era más alto que yo, pero no usaba su alcance. Margarito trataba  de entrar, atacarme,   y yo tenía que moverme, de alguna forma. Eso nos puede dar una idea de lo que quiero hacer el sábado frente a Jessie Vargas”.

Pacquiao, con foja de 58 victorias, 7 derrotas y con 38 triunfos por nocaut,  está consciente que no se puede dar el lujo de perder ante Vargas porque si se produce un fracaso en su contra, entonces -sin mayor espera- su ida de los ensogados sería anunciada.

Sin embargo, de eso no piensa porque se ha preparado con disciplina y “entrega total” durante dos meses para salir victorioso y volver a reinar como campeón del mundo.

Related Post

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *