Llueven calamidades y no escampa en Puerto Rico

SAN JUAN, PUERTO RICO. A cinco meses del paso del huracán María y su larga cola de destrucción, un alto porcentaje de los fondos asignados por el gobierno estadounidense para la reconstrucción de la isla siguen sin desembolsarse.

El gobernador Ricardo Roselló ha tenido que “cabildear”, incluso de manera poco diplomática ante el Congreso estadounidense y el presidente Donald Trump, exigiendo un trato igualitario para la isla y mayor celeridad en la asignación de los recursos para atender la devastación tras el huracán María.

“Es inaceptable, es inhumano y uno tiene que preguntarse si esto ocurriría en cualquier otro estado. Y la respuesta es no. La realidad es que esto sólo ocurre en Puerto Rico porque somos tratados como ciudadanos de segunda clase”, afirmó en una vista ante legisladores federales.

Miles continúan sin energía eléctrica desde el día que azotó el huracán y la alegría comienza a esfumarse para quienes recuperaron la electricidad, ya que la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico (AEE) no ha logrado salir de la grave crisis financiera y operacional, empeorada por el huracán, y que amenaza con dejar a la corporación sin dinero para operar a partir del próximo mes de abril.

Roselló condenó esta semana que todavía un 30% de los ciudadanos en Puerto Rico permanezcan sin energía eléctrica.

“¿Dónde más en los Estados Unidos sucedería eso? ¿Dónde más en territorio de Estados Unidos esto sería tolerable?”, ha expresado reiteradamente el gobernador boricua, que finalmente consiguió esta semana -después de varios viajes a Washington y mucha presión política- que el Congreso estadounidense aprobara una asignación de fondos federales de US$16 mil millones para la recuperación de la isla.

La comisionada residente en Washington, Jennifer González -representante del gobierno boricua ante el Congreso de EE.UU.- indicó que se trata de la asignación presupuestaria más grande de la historia en Puerto Rico y que se aprobó con 240 votos a favor y 186 votos en contra.

Desde el paso del huracán María por Puerto Rico el cierre de negocios y el desempleo han complicado aún más la situación del país, con una economía en números rojos, cercada por una deuda pública impagable y un gobierno que se declaró en quiebra, lo que derivó en la designación de la denominada Junta de Supervisión Fiscal, instancia de control instaurada por el gobierno estadounidense para “orientar y fiscalizar” las ejecutorias del gobierno de Puerto Rico.

En el panorama de la crisis en Borinquen, miles se enfrentan a una cotidianidad de calamidades, al ver resquebrajada su capacidad económica, imposibilitados de pagar hipotecas de viviendas y préstamos de vehículos, lidiando también con la falta de electricidad, la carestía en los alimentos y las limitaciones en los servicios públicos.

Huyendo de la desafiante realidad “post María”, alrededor de 200 mil personas han optado por emigrar a la Florida y a otros estados de la unión americana, en un intento desesperado por recuperar la estabilidad perdida.

El gobernador Ricardo Roselló ha tenido que hacer mil malabares para enfrentar la crisis y para “convivir” con la Junta de Supervisión Fiscal, que tiene poder para vetar iniciativas gubernamentales.

  • Era de “apagones”…

    No obstante los fondos recién otorgados al gobierno para la reconstrucción de la isla, la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico (AEE) se encuentra solicitando un préstamo “urgente” en el foro federal, en medio de la amenaza de “apagones” selectivos y el peligro latente de un cierre parcial de operaciones.

    Del monto original de US$1 mil millones de la solicitud de préstamo canalizada por la empresa pública, el tribunal federal que conoce sobre la petición bajó la suma del empréstito a US$300 millones, una disminución avasallante en momentos de gran necesidad.

    Como respuesta, la AEE advirtió esta semana que si el financiamiento no fuera concedido, tendrá que apagar varias plantas generadoras y comenzar con la ejecución de un “Plan de Contingencia”, que dejaría a miles de residencias, industrias y comercios con un servicio eléctrico “racionado”.

    La compañía eléctrica se encuentra funcionando con un nivel de efectivo tan bajo, que sólo cubriría los costos operacionales de los próximos dos meses, ya que todavía trabaja “sin descanso” en las reparaciones de las líneas de transmisión y de distribución, que fueron devastadas por el huracán María a nivel de toda la isla.

    La inestabilidad del sistema eléctrico ha inaugurado en Puerto Rico una nueva era en la que los apagones prometen ser frecuentes, una calamidad que llegó de improviso y que genera ansiedad y preocupación a los puertorriqueños, que no padecían la pesadilla de quedarse a oscuras, dependiendo de una planta eléctrica o un inversor.

    En conversación con Diario Libre, Lydia Martínez, residente en Trujillo Alto, lo definió como terrible.

    “Antes uno hablaba de lo mucho que se iba la luz en República Dominicana. Ahora lo que pensamos es cuándo va a llegar aquí”, indicó, al tiempo de agregar que permanece sin electricidad desde el día del huracán.

    A Milagros Gagot, residente en San Juan, le llegó la luz en diciembre.

    “Pero ya hemos tenido como cinco apagones. La verdad es que yo no sé en qué va a parar esto. Mi nieta se fue a los Estados Unidos, pero yo no me voy. Yo voy a esperar que esto se arregle. Esto tendrán que resolverlo”, dijo, con más impotencia que esperanzas. l

    En cifras

    16,000

    Millones es la asignación de fondos federales para la recuperación de la isla.

    200

    Mil personas han optado por abandonar la isla y trasladarse a La Florida.

    Ciudadanos de segunda clase

    El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Roselló, condenó esta semana que todavía un 30% de los ciudadanos en la llamada Isla del Encanto permanezcan sin energía eléctrica.“La realidad es que esto sólo ocurre en Puerto Rico porque somos tratados como ciudadanos de segunda clase”, se lamenta.

Related Post

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *