La meta olímpica de República Dominicana está en dudas sin Al Horford y Karl Towns

Los dos jugadores de más alto nivel de República Dominicana en el rectángulo de los 28 metros de largo por 15 metros de ancho (91.8×49.2) en la cancha de baloncesto tienen en ascuas al país. Y a las redes incandescentes.

Ni Al Horford (Boston Celtics), ni Karl-Anthony Towns (Minnesota Timberwolves), envueltos en sus comprensibles ocupaciones enebeístas se han arriesgado a inscribir su nombre desde ahora para ir a la Copa del Mundo con el equipo nacional.

Cada uno por separado así lo ha dejado saber. Horford la semana pasada en el programa Grandes en los Deportes y Towns en La Voz del Fanático, el domingo, dijeron que deben esperar a ver qué tal responde el cuerpo de ambos.

En el caso de Towns advirtió que no es lo mismo jugar 30 partidos del baloncesto universitario que 82 juegos en la NBA.

La presencia de ambos no es sólo pensar en una segunda ronda, sino que el país busque el reto en ese Mundial de asegurar su pase a los Juegos Olímpicos de Tokio, pues los mejores siete países clasificarán a ese torneo. Ese derecho lo ganarán los dos mejores de Europa y los dos mejores de las Américas, más uno de las otras regiones.

Eso quiere decir que RD debe aspirar a quedar por delante de Canadá, Argentina y Brasil y esa posibilidad se potencia sólo con ellos dos, de lo contrario, la cuesta será demasiado empinada.

Bajo ese panorama, la administración de la selección tiene las mismas dudas que tienen los seguidores del equipo nacional.

Related Post

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *