Insultos y humillaciones, las principales tipos de violencia que sufren los profesores en las aulas

De las diversas manifestaciones de violencia que afectan a los actores del sistema educativo nacional, los insultos y las humillaciones son los que más sufren los profesores.

La aseveración se desprende de un estudio que en 2017 realizó el Centro Profesional Psicólogos Unidos sobre “Conflictividad y Violencia en Centros Educativos Privados”.

De una muestra de 100 profesores, el 65 % dijo que los insultos y humillaciones fueron las formas de violencia que más han recibido y, en el 30 % de los casos, ocurrió en el recinto escolar.

Los datos del estudio lo cita la educadora y psicóloga clínica Marisol Ivonne Guzmán Cerda para enfatizar en la necesidad de tomar medidas que desmonten las conductas violentas en las aulas.

A su juicio, en el país se reconoce poco el fenómeno de la violencia en los centros educativos, lo que atribuye a las percepciones erróneas de ese flagelo como conducta.

Cita algunas de las que considera motivaciones hacia la violencia: “Creencias irracionales asociadas al descontrol de las emociones; creencias erróneas sobre el uso de la fuerza y las ganancias que esta puede tener; subestimación de las consecuencias de las conductas violentas; aprendizaje a partir de modelos que ejercen estas conductas de forma cotidiana o la observación de premios o reforzadores positivos (admiración) para las personas que ejercen violencia”.

El estudio también arrojó que el 40 % de los profesores ha recibido alguna vez violencia física, siendo el entorno familiar y el escolar, con un 26,2 %, los principales escenarios donde la recibieron. Le siguen como escenarios con porcentajes más altos, la calle con un 14.3 % y sus parejas en un 7.1 %.

Otro dato que destaca es que el 28.3 % de los maestros aseguró haber recibido algún tipo de violencia en los últimos seis meses por parte de alumnos y alumnas, que en términos generales, fueron responsables del 22 % de los insultos. El 22.7 % provino de otro profesor, un 13.6 % de otra profesora y un 22.7 % de parte del director o directora.

“Un 13.3 % de los docentes ha sido violentado físicamente en el centro educativo, y de ese total el 40 % de la frecuencia en la violencia recibida procede de los alumnos, mientras que el 15 % de alumnas y 30 % del propio director o directora”, dice.

Guzmán Cerda insiste en la necesidad de desarrollar acciones formativas dirigidas a reorientar las creencias erróneas sobre la violencia y mejorar el compromiso de cara a desmontar esas conductas.

También exhorta a dar ejemplo con sanciones para quienes comenten eventos violentos, a fin de cortar cualquier posibilidad de repetirlos.

Related Post

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *