Extrañas olas sísmicas circularon en todo el mundo, y no se conoce la razón

En la mañana del 11 de noviembre, justo antes de las 5:30 de la tarde hora dominicana, se produjo un ruido misterioso en todo el mundo, según reporta National Geographic.

Las ondas sísmicas comenzaron aproximadamente a 15 millas de las costas de Mayotte, una isla francesa situada entre África y el extremo norte de Madagascar. Las olas zumbaban a través de África, sonando sensores en Zambia, Kenia y Etiopía. Atravesaron vastos océanos, zumbando a lo largo de Chile , Nueva Zelanda , Canadá e incluso Hawai a casi 11,000 millas de distancia.

De acuerdo con la publicación, las olas no se limitaban a pasar. Duraron durante más de 20 minutos. Y sin embargo, parece, ningún humano los sintió. Solo una persona notó la extraña señal en los sismogramas en tiempo real del US Geological Survey . Un entusiasta del terremoto que usa el usuario @matarikipax en Twitter vio los curiosos zigzags y publicó imágenes de ellos. Esa pequeña acción desencadenó otro tipo de oleadas , cuando los investigadores de todo el mundo intentaron descifrar la fuente de las olas. ¿Fue un golpe de meteorito? ¿Una erupción volcánica submarina?

“No creo haber visto nada igual”, dice Göran Ekström , un sismólogo de la Universidad de Columbia que se especializa en terremotos inusuales.

“No significa que, al final, la causa de ellos sea tan exótica”, señala. Sin embargo, muchas características de las ondas son notablemente extrañas, desde su sorprendentemente monótono “anillo” de baja frecuencia hasta su propagación global. Y los investigadores todavía están persiguiendo el enigma geológico.

¿Por qué las ondas de baja frecuencia son tan extrañas?

En un terremoto normal, las tensiones acumuladas en la corteza terrestre se liberan con una sacudida en unos pocos segundos. Esto envía una serie de ondas conocidas como “tren de ondas” que irradian desde el punto de la ruptura, explica Stephen Hicks , un sismólogo de la Universidad de Southampton.

Las señales que viajan más rápido son las ondas primarias, que son ondas de compresión que se mueven en grupos. Luego vienen las ondas secundarias, u ondas S, que tienen más de un movimiento de lado a lado. Ambas de las llamadas ondas corporales tienen frecuencias relativamente altas, dice Hicks, “una especie de ping en lugar de un ruido sordo”.

Finalmente, al final del recorrido se producen ondas de superficie lentas y de largo período, que son similares a las señales extrañas que salieron de Mayotte. Para terremotos intensos, estas ondas superficiales pueden desplazarse por el planeta varias veces, tocando la Tierra como una campana, dice Hicks.

Sin embargo, no hubo un gran terremoto que provocara las recientes olas lentas. Además de las rarezas, las ondas misteriosas de Mayotte son lo que los científicos llaman monocromáticos. La mayoría de los terremotos envían ondas con una gran cantidad de frecuencias diferentes, pero la señal de Mayotte era un zigzag limpio dominado por un tipo de onda que tardó 17 segundos en repetirse.

“Es como si tuvieras lentes de colores y [solo] veas rojo o algo así”, dice Anthony Lomax , un consultor de sismología independiente .

Raíces volcánicas de Mayotte

Basados en la investigación científica realizada hasta ahora, los temblores parecen estar relacionados con un enjambre sísmico que ha afectado a Mayotte desde mayo pasado. Cientos de terremotos han sacudido a la pequeña nación durante ese tiempo, la mayoría de los cuales se irradiaban desde unas 31 millas de la costa, justo al este del extraño sonido. La mayoría eran temblores leves, pero el más grande registró una magnitud de 5,8 el 15 de mayo, el más poderoso en la historia registrada de la isla. Sin embargo, la frecuencia de estos temblores ha disminuido en los últimos meses, y ningún terremoto tradicional retumbó allí cuando las olas misteriosas comenzaron el 11 de noviembre.

El estudio geológico francés (BRGM, por sus siglas en inglés) está siguiendo de cerca la sacudida reciente, y sugiere que un nuevo centro de actividad volcánica podría estar desarrollándose en la costa. Mayotte se formó a partir del volcanismo, pero sus bestias geológicas no han estallado en más de 4.000 años. En cambio, el análisis de BRGM sugiere que esta nueva actividad puede apuntar a un movimiento magmático en alta mar, a millas de la costa bajo miles de pies de agua. Aunque esta es una buena noticia para los habitantes de la isla, es molesta para los geólogos, ya que es un área que no se ha estudiado en detalle.

“La ubicación del enjambre está en el borde de los mapas [geológicos] que tenemos”, dice Nicolas Taillefer, jefe de la unidad de riesgo sísmico y volcánico en BRGM. “Hay muchas cosas que no sabemos”. Y en cuanto a la ola de misterio del 11 de noviembre, dice, “es algo bastante nuevo en las señales de nuestras estaciones”.

Movimiento en el oceano

Aunque desconcertados, los científicos no carecen de pistas. Por un lado, saben que Mayotte está en movimiento. Desde mediados de julio, las estaciones de GPS en la isla lo han rastreado deslizándose más de 2.4 pulgadas hacia el este y 1.2 pulgadas hacia el sur, según un informe del BRGM del 12 de noviembre . Usando estas mediciones, señala Taillefer, la agencia estima que un cuerpo de magma que mide aproximadamente un tercio de una milla cúbica está abriéndose camino a través del subsuelo cerca de Mayotte.

El período temprano de retumbar también fue sobreimpreso con lo que parecían ser las ondas P y S de temblores pequeños, explica Lomax, quien detectó los débiles pings al filtrar las señales de baja frecuencia . Tales pings se asocian comúnmente con el movimiento de magma y la fractura de la roca a medida que se filtra a través de la corteza. Pero incluso esas señales eran un poco extrañas, dice Helen Robinson , Ph.D.aspirante a vulcanología aplicada en la Universidad de Glasgow.

“Son demasiado agradables; son demasiado perfectas para ser la naturaleza “, bromea, aunque agrega rápidamente que una fuente industrial es imposible, ya que no se realizan perforaciones ni parques eólicos en las aguas profundas de las costas de Mayotte.

Ekström cree que los eventos de la mañana del 11 de noviembre realmente comenzaron con un terremoto de tipo equivalente a un temblor de magnitud 5 . Pasó en gran parte inadvertido, sugiere, porque era lo que se conoce como un terremoto lento. Estos temblores son más silenciosos que sus primos rápidos, ya que provienen de una liberación gradual de estrés que puede extenderse durante minutos, horas o incluso días.

“La misma deformación ocurre, pero no sucede como una sacudida”, dice Ekström.

Estos tipos lentos de terremotos a menudo se asocian con la actividad volcánica. En el volcán Nyiragongo en la República Democrática del Congo, un terremoto lento similar y ondas de baja frecuencia se vincularon con una cámara de magma que colapsaba . Los temblores lentos también fueron sorprendentemente frecuentes durante la reciente y ardiente carrera de Kilauea en Hawai , que produjo casi 60 de estos eventos entre mayo y finales de julio, enviando ondas sísmicas a todo el mundo.

Ensamblando el rompecabezas geológico

Entonces, ¿qué está causando realmente las vibraciones súper lentas en Mayotte? Una erupción submarina podría producir estos rumores bajos, pero la evidencia de tal evento aún no se ha materializado.

La mayoría de las suposiciones actuales giran en torno a la resonancia en una cámara de magma, provocada por algún tipo de cambio subsuperficial o colapso de la cámara. La propia resonancia puede ser cualquier tipo de movimiento rítmico, como el roce de la roca fundida, o una onda de presión que rebota a través del cuerpo de magma, explica Ekström. El estudio de las características intrincadas de las ondas sísmicas podría dar pistas sobre el tamaño y la forma del material fundido que se encuentra debajo.

Related Post

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *