El próximo Mundial de Fútbol se disputará entre 48 equipos

ZÚRICH, Suiza — El Mundial de Fútbol crecerá a 48 selecciones durante la próxima década gracias a un plan avalado este martes de manera unánime por la junta gobernante de la FIFA.

Es una enorme expansión del mayor torneo futbolístico y fue celebrado por los partidarios de la resolución como una victoria inclusiva, pero fue presentada por sus críticos como una mera búsqueda de más dinero por parte de una organización que todavía está saliendo de una serie de escándalos financieros.

El cambio a 48 equipos entrará en vigor para el mundial de 2026. Es la mayor expansión, en términos porcentuales, desde que el torneo pasó de 16 a 24 equipos en 1982, y la primera desde que aumentó a 32 naciones en 1998.

La decisión de la FIFA tiene motivaciones tanto políticas como financieras. El nuevo presidente de la federación, Gianni Infantino, había impulsado el cambio desde que buscó el cargo el año pasado como una manera de revigorizar el evento al incluir más países, muchos de regiones como el Caribe o África que usualmente quedan fuera. Y la expansión seguramente será popular entre las acaudaladas confederaciones africanas y asiáticas, cuyo voto es crucial para cualquiera que quiera presidir la FIFA.

Además, quedan pocas dudas de que un mundial de 48 equipos sería un torneo más grande y, por ende, con mayores fondos. Según los cálculos de la FIFA se prevé que, tan solo en el primer mundial, habrá hasta mil millones de dólares adicionales en ganancias por boletaje, patrocinios y permisos para transmisiones televisivas.

Sin embargo, los críticos del plan acusan que será una competencia empobrecida, pues casi un cuarto de las 211 asociaciones nacionales o regionales que componen la FIFA podrán asegurar un lugar en el mundial cada cuatro años, y critican que el que haya 80 partidos a lo largo de casi cinco semanas dejará exhaustos a los futbolistas y así su desempeño se verá afectado antes de las rondas finales.

De hecho, el plan impulsado por Infantino dividió a la comunidad futbolística desde que lo propuso en su campaña para remplazar a Sepp Blatter, quien renunció en 2015 rodeado por un escándalo de corrupción que resultó en el arresto de varios miembros del liderazgo de la FIFA. La Asociación de Clubes Europeos, por ejemplo, que representa a 220 equipos de ese continente, criticó la semana pasada que el que haya más partidos pondría en riesgo la salud de los mejores jugadores del mundo, la mayoría de los cuales ganan millones de dólares en equipos europeos.

Actualmente, en un mundial hay 64 partidos. Aun con el cambio a 80, el equipo que llegue a ser campeón seguirá jugando solo siete partidos.

Todavía está por verse cómo se repartirán los 48 espacios entre las seis confederaciones continentales, pero la decisión probablemente conllevará tensas discusiones, negociaciones intensas y difíciles cálculos políticos. Los 48 equipos serán divididos en 16 grupos de tres equipos para la primera fase, y los mejores dos países avanzarán a la siguiente ronda de 32.

Related Post

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *