Aspirantes en el PLD se disputarían el apoyo de Danilo Medina

La lucha por la candidatura presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) para el 2020 podría comenzar temprano y para muchos presidenciables de esa organización política, sería determinante, desde el punto de vista de sus aspiraciones, conseguir el apoyo abierto o solapado de Danilo Medina, o conquistar, al menos parcialmente, las estructuras que este maneja dentro de ese partido.

Esto así porque Medina es, en estos momentos, la figura con mayor peso en el PLD, seguido del expresidente Leonel Fernández. En los últimos años, ambos dirigentes han compartido el liderazgo de la entidad política, aunque la influencia y el poder de cada uno varía de acuerdo a las circunstancias coyunturales.

Dentro del campo de las posibilidades hacia el 2020 no se descarta del todo que se intente una nueva reelección del mandatario, pero para esto sería necesario tocar nuevamente la Constitución de la República, con los riesgos políticos que eso implicaría.
En caso de que no lo haga, Medina tendría la opción de mantenerse al margen, lo que facilitaría las cosas a Fernández, si este intenta nuevamente ser el candidato presidencial. En un proceso interno en el que no compita ni intervenga Danilo, no parece que Leonel pueda tener rivales de consideración, pese a la gran cantidad de presidenciables que existe en el PLD. Al menos, eso es lo que se ve en estos momentos.
La otra opción que tendría el Presidente sería la de apoyar a un precandidato, sea abiertamente o enviando señales. Muchos creen que apoyar a alguien sería una mala jugada, ya que se arriesgaría a perder control de su estructura, la cual podría ser absorbida por el candidato que decida respaldar.

En todo caso, la fuerza del danilismo sería apetecible para cualquiera. Si Medina no participa abiertamente ni baja línea, las fuerzas se podrían dividir entre varios aspirantes, y para los beneficiados, sería una especie de “préstamo”.

Desde ya se mencionan a figuras del entorno de Medina que podrían disputarse el respaldo de la tendencia más poderosa del peledeísmo. En la mayoría de los casos se trata de dirigentes que, aunque nunca han manifestado aspiraciones políticas, tienen posibilidades de convertirse en sucesores del mandatario, por los vínculos políticos y personales que tienen con él.

Se citan, por ejemplo, a José Ramón Peralta, Gonzalo Castillo y Andrés Navarro, ministros Administrativo de la Presidencia; de Obras Públicas y de Educación. También se habla del presidente del Senado, Reinaldo Pared Pérez, quien sí aspira públicamente a la nominación presidencial. De igual modo, se menciona desde hace tiempo como un aspirante a heredar las fuerzas del danilismo al dirigente Gedeón Santos, expresidente del Indotel y actual embajador ante la Organización de los Estados Americanos (OEA).
No aspiran, pero…

Peralta puede ser considerado como una de las principales sorpresas de los últimos cuatro años, no solo en el PLD, sino en la política del patio, en sentido general, ya que aunque no tiene un gran historial en el activismo partidario, se ha convertido, en la práctica, en el principal vocero de Medina.

Sin dudas el ministro más cercano al gobernante, es conocido por su trato afable y decente, pese a las fuertes responsabilidades de su cargo. Además, y también por la naturaleza de su posición, es un hombre al que le toca resolver problemas, lo que en política, siempre es una ventaja competitiva.

Como desventaja frente a otros aspirantes, quizás solo se pueda citar la poca experiencia en la política.

Castillo, también muy cercano a Medina, es uno de los funcionarios con mejor valoración en la población. Seguramente, ambas cosas influyeron en su ratificación al frente del ministerio de Obras Públicas el pasado 16 de agosto.

Aunque tampoco tiene una trayectoria política muy conocida, se ha ganado rápidamente un sitial importante, al punto que logró ingresar el año pasado al Comité Político del PLD.

Cuando se especula en tertulias sobre la posibilidad de un “delfin” del Presidente, casi siempre se barajan los nombres de los ministros Peralta y Castillo.

En el caso de Navarro, su nombre ha comenzado a sonar en los últimos meses, luego de su designación en el importante ministerio de Educación, tras una labor en la Cancillería en la que todos reconocen que pasó la prueba con buenas notas.

Aunque con poco tiempo como ministro de Educación, Navarro ha comenzado a dejar su impronta, presentándose como un funcionario abierto, conciliador y que va personalmente al terreno de su competencia, en este caso las escuelas, para que no le cuenten. En esto último parece replicar el estilo del jefe del Estado.

Estos parecen ser los posibles sucesores. Pero las cosas pueden cambiar de aquí al 2020.

Reinaldo, Francisco, Temo y Radhamés

Antes de que se reformara la Constitución para reincorporar la reelección, cuatro dirigentes realizaron un fuerte activismo buscando la candidatura. Pero todos decidieron declinar para dejar libre el camino a Danilo Medina.

De los cuatro, el que luce más cercano a Medina es Reinaldo Pared Pérez. De hecho, una parte de los danilistas estuvo con él en ese proceso, al menos al principio.

Francisco Javier García, Temo Montás y Radhamés Segura son los otros que participaron en la breve pero intensa lucha interna. Ninguno es considerado danilista, pero todos se manejaron bien con el mandatario y las fuerzas que este encabeza.

Related Post

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *