Abogados consideran que la condena es apegada al derecho

La condena emitida este miércoles por el Segundo Tribunal Colegiado de San Francisco de Macorís en el caso Emely Peguero desde la óptica jurídica es considerada apegada al derecho, según expresaron algunos abogados.

“En el caso Emely Peguero, cuya sentencia acaba de emitida condenando a 30 años a Marlon y a 5 a Marlyn, independientemente a los méritos de la misma, manda en mi un aliento de esperanza en la justicia dominicana, pues ese tribunal demostró que actúa por encima de la presión populista y mediática y eso es un aliento donde vemos tantas decisiones y sentencias fuera del marco legal que sólo se sustentan en la presión e influencia de esos nocivos elementos”, expresó Fabián Mercedes.

Los juristas Mercedes, Miguel Valerio, Laura Acosta, Rodolfo Valentín y Félix Portes consideran que la normativa penal dominicana fue correctamente aplicada al condenar por aborto, homicidio, tortura y barbarie a Marlon Martínez. En tanto que hay diferencia de criterios con relación a los cinco años impuestos a Marlin Martínez.

“Entiendo que la sentencia fue bien motivada y se ve porque destacan tipos penales. Entiendo que en el razonamiento de los jueces debieron descartar sustracción de menores”, dijo Valerio.

Acosta afirma que para ella la tipificación de sustracción de la menor de edad fue “traída por los pelos” para darle una condena mayor a la madre de Marlon.

“Entiendo que fue correcto contra Marlon, pero creo que para traer por los pelos la sustracción y de ese modo darle una pena mayor a Marlin, mejor habrían construido la complicidad con los elementos que tienen”, explicó Laura Acosta.

“La norma se aplicó correctamente, toda vez que el Ministerio Público debió presentar pruebas de los actos que Marlin cometió antes y durante el homicidio o los hechos que le quitaron la vida a Emely, y el Ministerio Público no pudo concretizar la complicidad, porque una cosa es acusar y otra es probar”, refirió Portes.

Los jueces determinaron a unanimidad que Marlon fue al apartamento de su madre con la intención de practicarle un aborto a la adolescente con cinco meses de gestación y no con la intención de asesinarla, sin embargo cometió actos de tortura y barbarie contra la menor de edad para luego darle un golpe en la cabeza que le ocasionó la muerte.

En tanto que establecieron que la madre del imputado no fue cómplice de los hechos, ya que, basado en los elementos de prueba aportados por la fiscalía, Marlin se enteró de los hechos una vez ocurrieron, y lo que hizo fue ocultar el cadáver. Explicaron, además, que la complicidad, de acuerdo a Código Penal Dominicano, se establece antes o durante la comisión de un ilícito penal.

Related Post

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *